martes, 18 de noviembre de 2008

Cansada de estar cansada.

Se enciende la luz, no veo nada, poco a poco reacciono, me levanto, voy al lavabo, me miro en el espejo y noto algo raro, no me veo, no va a ser un buen día...vuelvo a la habitación, necesito descansar, me vuelvo a meter en la cama aunque ya no tengo tiempo, pero necesito volver a coger aire.

Me vuelvo a levantar, me visto, no desayuno, tengo que salir, pero ese dolor encoge mi estomago, el miedo vuelve a mi.¿ Cuanto aguantare esta vez? Esa respuesta no tarda en llegar, apenas unos metros al pisar la calle, esto cada día va a peor, se me acaban las fuerzas,¿realmente no puedo o son mis miedos mayores a mis limitaciones? Se van las ganas de seguir, pero aun así, lo hago, continuo.

Me paro frente a un colegio, me siento, estoy agotada, miro como bajan los niños de un autobús, vienen de una excursión, se ponen todos frente al portal y forman una hilera de dos, niño-niña, cogidos de las manos, que fácil es todo cuando eres pequeño, que recuerdos me vienen a la mente, cuando hacia cosas que ahora ya no puedo...

Me vienen a recoger, mis piernas no responden, me he rendido! Llego a mi destino y me siento en la sala de espera. Como siempre, juego a imaginarme la vida de las personas que me acompañan:

Esa señora rubia no es española, seguramente tenga dos hijos varones y un mal trabajo, se nota en su cara que esta desgastada

El señor mayor que esta sentado a mi lado vendrá a por recetas, seguramente algo para la tensión y/o prostata.

Toca mi turno, entro y salgo, apenas cruzamos palabras, ya es costumbre.
Me ofrecen ayuda para volver a casa, no la acepto, ,mi orgullo me puede, vuelve el dolor de estomago y esas dos preguntas ¿ cuanto aguantare esta vez? ¿Realmente no puedo o son mis miedos mayores que mis limitaciones?

Aun así salgo, mi orgullo me supera, otra vez lo mismo, no tardo en hayar la respuesta a la primera pregunta, apenas 20 pasos. Descanso durante un tiempo y vuelvo a emprender la marcha... que poco dura.

No se si es una manera de torturarme pero me gusta todo lo que no puedo hacer, o no se si la tortura es que antes si pudiera hacerlo y ahora no.


Vuelvo a caminar, esta vez lo mas despacio posible, a ver si así aguanto mas, miro hacia tras y veo a lo lejos una chica, sigo a lo mio, paso a paso, pisando mis miedos, paso a paso, veo que alguien pasa a mi lado, es la chica de antes, ya ha avanzado y yo apenas sigo en el mismo lugar.

Sigo mi camino ya casi estoy llegando a casa, por fin, un refugio.
Abro la puerta y otro escollo mas , el ascensor no funciona, por suerte es un primero...aun así...
Te siento, te siento desde fuera, no hace falta poner mi mano en le pecho para sentirte, lates con tanta fuerza que me das miedo....

Un recorrido que se tarda en hacer 10 minutos, a mi me ha costado 45 minutos...no tiene solución, solo cabe mejorar la calidad de vida.

En días como estos te replanteas si merece la pena inflarse a medicamentos para seguir igual...

Lo que mas miedo me da es que mi temor a las alturas empezó de la misma forma, con un dolor en el estomago subiendome a una escalera de mano, ahora hasta me da miedo levantar la cabeza y mirar algo que esta muy alto, cada vez que tengo que salir a la calle me viene ese mismo dolor...


¿Realmente no puedo o son mayores mis miedos que mis limitaciones?

6 comentarios:

VeRo dijo...

Son mayores tus miedos que tus limitaciones... pero todo el mundo tiene miedo...es algo normal...
Tenemos que salir adelante, yo estoy aqui, para todo lo que necesites, quiza dos personas que están mal, si se juntan, consiguen mejorar su estado de ánimo poco a poco...

cuidate, un beso!

felicyo dijo...

A veces las cosas que suceden

no tienen sentido.

A veces la vida nos lleva por caminos

que están fuera de nuestro control.

En esos momentos, sobre todo,

es cuando necesitamos a alguien

que nos entienda en silencio

y esté presente con su apoyo.

Quiero que sepas

que estoy a tu lado

en todo,

y que recuerdes que aunque

las cosas pueden ser difíciles hoy,

mañana será un nuevo día.


Linda la vida esta llena de obstaculos ,miedos, fobias , pero con esto aprendemos a ser mejores personas y tu a cada dia aprende una cosa de otra persona , con cada una destas que tu has narrado , si miras con el corazon cada una te aportas algo ,linda estoy aqui con mis miedos , mis cosas , pero yo opte por vivir cansada o no yo quero ayudar mas que ser ayudada ,te estendo mi mano ,mi brazo, mi onbro , mi corazon

Lorena dijo...

Por cousas como esta dijo que hay blogs que me poñen os pelos de punta!encantame leerche jajaj.Eu eston de acuerdo en todo ca rapasa,vero.Bueno os que lean os comentarios van flipar!pa proxima prometo escribir en castellano..

cristina dijo...

Guapísima! Yo no sé si son mayores tus miedos o tus limitaciones... Lo único que te puedo decir es que no decaigan esos ánimos, que aunque cueste, tienes que seguir intentándolo y seguir adelante. Sabes que puedes contar conmigo para lo que sea, aunque desde la distancia resulta todo mucho más difícil... Me ha emocionado mucho leer esto que acabo de leer.

Muchos ánimos guapa y cuídate muchísimo

Besitos grandes

felicyo dijo...

Solo queria dicer eres un tesorete de linda

feli

cristina dijo...

Mi niña, mi hermanita separada... quiero que sonrías otra vez... Que eres la alegría del saloncito y que me llenas de felicidad con la energía que siempre he visto que se desprendía de tus palabras.

Que no dejes que nadie te borre esa sonrisa de la cara y que lo primero eres tú y nadie más que tú...

Un besazo gigante para ti solita, que espero que te sirva para levantar los ánimos ;-)

 
La Olivia de Popeye © 2008 Template by Exotic Mommie Illustration by Dapina