miércoles, 24 de diciembre de 2008

Primer latido

TRES


"Le molestaba que la siguieran tratando como una a enferma. Ya no lo era.
¿O si?
A veces tenia la sensacion de que los fantasmas de pasado la perseguian el resto de sus dias. Seria una anciana y todavia le preguntarian si se encontraba bien.

-¿ Como estas cariño?

Sus pensamientos se materializaron alli mismo, en forma de madre. Si no fuera por lo mucho que la habia visto llorar y por lo delgada que estaba, victima de los nervios, le habria pegado un soberna corte. No lo hizo, pero aun asi, no se mordio la lengua.

- Yo diria que estoy un poquito mejor que hace un rato, antes de irme, y tambien mejor que ayer, solo un poquito, pero mucho mejor, muchisimo mejor estera mañana y no digamos pasado mañana, aunque dentro de un año seguro que estare mejor que hoy, teniendo en cuenta que estaba fatal hace....

- ¡ Ay hija! - suspiro la mujer - Al final, no voy a poder preguntarte.
- Mama, si es que lo haces cada cinco minutos.
- No es verdad.
- Pues cada vez que salgo o entro.
- Has sido tu la que se ha empeñado en ir a comprar y regresar cargada. - Le reprocho su madre.
- Es que, si no hago ejercicio, voy a terminar ocmo la prima Lali.
- ¡ Pero si estas en lo huesos!
- ¿ Yo?
- Si, ya, yo digo tonterias. Eso mismo. Yo siempre digo tonterias.

Se hizo la digna. Empezo a sacar el contenido de las bolsas y a depositar los distitntos paquetes sobre el marmol de la cocina mientras fingia ignorar a su hija. Montse estuvo a punto de irse a su habitacion para ponerse el traje de baño. La detuvo el hecho de que, de nuevo, sintiera aquella infinita piedad de su madre.

- Mama - le dijo condenscendiente- he de hacer ejercicio. No puedo quedarme quieta, muerta de miedo.
- Si ya lo se - exclamo la mujer mostrandole sus ojos cargados de estrellas luminosas, al borde del llanto - Pero todavia tengo esa sensacion de que....
- Acabaras enferma tu - le advirtio su hija.

La posible respuesta no llego a producirse, Por la puerta de la cocina aparecio Julio, el hermano mayor de Montse, recien levantado pese a la hora que era. Iba en calzoncillos. En otras circunstancias habria ido a la nevera para coger algo sin molestarse en abrir la boca.
Pero eso era antes.
Mucho antes.

- Hola ¿como estas hoy? - se intereso mirandola.
- Sera mejor que no le preguntes - le advirtio su madre - A <<>> le molesta.

Montse tuvo ganas de gritar, pero eso, sin duda,habria sido demasiado.
Un cuarto personaje hizo acto de presencia ante de que respondiera: su hermano pequeño Dani. Entro en la cocina a la carga, como era su costumbre.
- ¡ Ya he termiando los deberes! - anuncio - ¿ Puedo ir a la pisci...?
Entonces vio a su hermana y se detuvo en seco, preocupado. Tanto que pregunto:
- ¿ Pasa algo?

Por lo general su hermano antes la atormenataba y le hacia la vida imposible sin el menor remordimiento de conciencia. Era natural, teniendo en cuenta que estaba en medio de sus dos hermanos. Y Dani, al fina y al cabo, era el pequeño, el <<>>. Ahora le habian leido tambien la cartilla. Caminaba con pies de plomo, no hacia ruido y a veces miraba como si fuera a caerse muerta en un abrir y cerrar de ojos.
¿ Como podia llevar una vida normal asi?
Montse salio de la habitacion sin decir nada, aceptando los hechos, pero rebelandose silenciosamente contra ellos."


CUATRO


"Se sentia tan rara,
Tan diferente.
Un año antes, el verano habia sido como todos. Es decir: un asco por tener que quedarse en Vallirana, sin ir a ninguna parte de vacaciones, pero maravilloso por poder estar junto a Arturo. De hecho, todo habia empezado entonces, pocas semanas antes de...
Un año. Solo eso. Y en ese tiempo...

Los pensamientos llegaban a embotarla, pero aun mas lo hacian las emociones que asaltaban los muros de su espirtu continuamente, a traicion, desarmandola, produciendole aquel vertigo, aquella sensacion de irrealidad. A veces no sabia que era mejor, si sabia que cara poner, que decir, como enfrentarse a su nueva vida con la apariencia de normalidad. Para ella misma era alucinante, asi que imaginaba lo dificil que debia ser para los suyos, su famila, sus amistades, el mundo entero.
Pero estaba viva. Eso era lo unico que contaba. Viva.
Aunque no dejaban de recordarle que casi se trataba de un milagro.
Todos, con su actitud.

Por eso, cuando la rodeaba. su vision de las cosas, sus dimensiones, todo habia cambiado. Exteriormente e interiormente. Los demas no se daban cuenta, porque no podian meterse en su cerebro, ni bajo su piel, ni mucho menos en su corazon, para mecerse con cada latido de esa nueva vida.
Quizas todos deberian ir a un psiquiatra. Todos. Ella, su familia, el pueblo entero.

El silencio de su habiatacion la conforto. Solo entre las cuatro paredes de ese espacio propio se sentia bien, a salvo de todo mal. Era lo unico que tenia, ese reducto le pertenecia. Mas alla de la puerta quedaba el resto del universo: su madre, en la cocina, dandole vueltas a la cabeza; su padre, trabajando y apartado durante horas de todo aquello, pero igualmente pendiente del telefono y de su miedo, superado no derrotado; su hermano mayor, a punto de ir a la universidad y lleno de planes, recuperandose del impacto de aquellos meses pasados, en los que casi de milagro, no perdio el curso; Dani, convertido en el rey de la pequeña piscina, con lo cual acercarse a ella era una temeridad, que se pasaba, sin embargo, el dia mirandola como si fuera un fantasma; Carolina, siempre dispuesta a animarla convertida en su fuerza moral, aunque a veces su energia la llevaba a rozar los extremos.


Montse, de espaldas al espejo de la pared,empezo a desnudarse para ponerse el bañador. Un bañador no muy seductor, pero el unico que habia encontrado cerrado por el cuello. Una rareza. Se quito la camiseta, los pantalones y la ropa interior. Cuando se quedo desnuda. se dio cuenta de que el bañador estaba cerda del espejo, asi que, al girarse y alargar la mano, se vio reflejada por un momento, de refilon.
Cerro los ojos, cogio la prenda y volvio a darle la espalda al espejo.
Entonces se percato de lo absurdo que habia sido su gesto.
Si ella era la primera en no enfrentarse a la realidad, ¿como podia pretender que su familia lo entendiera?

Vacilo, pero fue apenas un instante. Luego giro sobre sus talones por segunda vez y se enfrento a su imagen en el espejo. La cicatriz, que nacia en su garganta, bajaba en una espantosa vertical atravesandola el cuerpo casi hasta el ombligo. Era como una cremallera que no se abria. Una cremallera rosada y salpicada constantemete por trazos horizontales. Pasaba entre sus pechos jovenes y hermosos como un rio seco. Y aun siendo espantosa, eterna, sabia que representaba la puerta de su esperanza, la clave de su nueva vida. La cicatriz no era mas que la huella visible, el vestigio de lo sucedido.
Se llevo la mano derecha hasta ella.
La toco.
¿Era la primera vez que lo hacia?
No, pero si de aquella forma.
Cerro los ojos y escucho los latidos de su corazon.
Su corazon.

La vida es muy extraña, pero solo cuando se esta a punto de perderla tomamos conciencia de lo que vale y de que lo es todo, porque no tenemos nada mas.

Montse llenos sus pulmones de aire y se puso el bañador.
Tiempo. Necesitaba tiempo.
A fin de cuentas, estaba aprendiendo a vivir de nuevo."



CINCO


"Carolina fue la que le dio el codazo, nada disimulado, segun su mas puro estilo.
- ¡ Esta ahi! - cuchicheo, aunque fue como si lo gritara.
- ¡ Ay! - protesto Montse, por el golpe - ¿ Quien esta ahi?
- ¡ El!
- ¿Pero...?
- ¡ No, no te gires! ¿Estas loca?
- ¡ Tia, vale ya!
- ¿ Desde cuando te has olvidado de las normas? No girarse. Es una de ellas.
- ¿ Quien esta ahi?
- ¡ El timido! ¿Quien va a ser?

No se lo dijo, pero creia que se referia a Arturo.
- Bueno ¿y que?
- Es que nos ha visto, ¡y viene hacia aqui!
-¿ Como que viene hacia aqui?
- Pues eso, que viene.

Se lo dijo sin abrir apenas la boca, con los labios distendidos en una sonrisa, fingiendo mirar a todas partes. Eso obligo a Montse a mantener la calma y guardar silencio. Carolina ya no volvio a hablar.
Contuvo el aliento menos de tres segundos.
- Hola - escucho su voz por detras.
Fue el momento de liberar tensiones. Esta vez si giro la cabeza y le vio aparecer por la izquierda. Llevaba una camisa muy bonita y unos vaqueros que se ajustaban perfectamente a su figura. No era un modelo, pero realmente parecia recien salido de un anuncio de la television. Un anuncio de gente sana.

- Hola - contesto con una calida sonrisa Carolina.

El chico miro a Montse.
-¿ Que tal?
- Bien.
- Me alegro.
- Bueno, cai sobre una parte blanda - sonrio ella.
Carolina metio baza a la primera oportunidad.
-¿ No quieres sentarte? - le invito.

Recibio la patada de Montse por debajo de la mesa, pero logro mantenerse estoica, como si nada, con la misma sonrisa cicelada por el fuego de la experiencia sobre su rostro.

- Bueno, no quier molestaros, solo...
- Tu no eres de por aqui¿ no?- continuo Carolina viendo que se el escapaba.
- No, soy forastero. Acabo de llegar al pueblo y no conozco a nadie, la verdad.
- Pues entonces ya nos conoces a nosotras. Va, sientate y no te hagas el interesante.

Esta vez la nueva patada de Montse no la alcanzo, porque Carolina se aparto antes de que llegara a su pierna. La silla hizo un ruido curioso, similar a un gemido, al desplazarse por el suelo. Entre la marea de voces de los que llenaban el Casino, sono como hiriente estrepito. Media docena de miradas convergieron en ellos.

-¿ De verdad no os importa? - vacilo el mirando a Montse.
-¡ Que no, hombre ,que no! - contesto Carolina.
- Bueno, pues... gracias - dijo el recien llegado.

Y se sento entre las los."


Continuara....










4 comentarios:

VeRo dijo...

Ainssss que recuerdos tan bonitos me trae leer de nuevo este libro... gracias por ponerlo, realmente merece la pena...

Cuidate mucho y que esta noche sea muy especial para ti, un besazo!!

Lorena dijo...

Joooo...no puedo leerlo ahora mismo que me tengo que ir,pero en cuanto llegue lo leere,ok?ya tengo deberes para mañanaaaaa!!
Bss =)

luz blanca dijo...

hummm¡¡¡¡ barca de mis mares racion triple carinete .me escapao de los preparativos de la cena de nochebuena para leerte asi q aqui me tienes con delantal y paño de cocina en la mano jajaja un beso mi niña lo pases bien tesoro,esta nochebuena.besos

* Cris * dijo...

Nenaaaaa!! Que por fin he podido leerte, que me estoy enganchando al libro, así que a ver cómo avanza todo.

Espero que hayas pasado buenos días navideños y que sepas que ya he reaparecido por la red después de todo mi calvario jaja. Pero aquí estoy otra vez leyéndote como siempre

Besosssss

 
La Olivia de Popeye © 2008 Template by Exotic Mommie Illustration by Dapina