lunes, 29 de diciembre de 2008

Segundo latido

DOCE

" No logro alcanzarla hasta llegar casi a la carretera y,aun asi, no por ello dejo de caminar.
- ¿Quien era?
- ¿Quien era quien?
- Ese, el que te ha puesto tan furiosa.
- Yo no estoy furiosa.
- Bueno, pues el que ha incomodado.
- Tampoco estoy incomoda.
- Vale, solo era por curiosidad.
Montse se detuvo en seco.
- Era solo un amigo, nada mas - le dijo con chispas en los ojos - Un amigo que no se porto bien y ya esta.

Esperaba una nueva pregunta, pero Sergio no se la formulo. Al contrario, parecio aceptar su somera explicacion. Eso la deconcerto aun mas. Comprendio que no era como los demas, por extraño que se le antojara. Comprendio que era un buen tio. Y compredio que le gustaba.
Carolina tenia razon.
Siempre la tenia.
Le gustaba, y eso si era asombroso.
Tan rapido, tan inmediato a lo otro, a Arturo.
- Perdona - le pidio sinceramente mientras reanudaba la marcha - no me hagas caso.
- Es la segunda vez que me pides perdon en poco rato y no tienes por que hacerlo - dijo el- la verdad es que yo soy un redomado palizas.
- No, en serio - insitio Montse - Me has conocido en un mal momento, eso es todo. Por lo general no soy asi. Incluso hay quien me encuentra encantadora - pudo bromear.
- Hay epidemia de malos momentos ¿verdad?
- El mio es asqueroso - asintio con la cabeza haciendo un gesto de supremo abatimiento.
- Pero ahora... ¿estas bien?
- No lo se. Cuando pasa una temporada dificil, te queda una resaca de aupa.
- ¿Has estado enferma?
- Si.

De nuevo esperaba la pregunta siguiente, lo detalles que se escondian detras de su pequeña claudicacion. No queria hablar de ello, ni de nada, y menos con el, alli y ahora. Por eso los segundos transcurrieron muy lentos y por ello se extraño otra vez de que Sergio no le preguntase por su enfermedad. Penso que el la entendia. Penso que le evitaba deliberadamente un mal trago, o la incomodidad e decirle que no queria hablar de ello.
Ciertamente no queria hablar de ello.
Aunque si de otras cosas.
Por primera vez.
- Se llamaba Arturo - le confeso y salimos juntos hace un año.
- ¿Erais novios?
Montse se encogio de hombros.
- Supongo - dijo no muy segura.
- ¿Rompisteis?
- Simplemente dejamos de... Bueno - se enfrento a ello en voz alta - el dejo de verme.
- Se volvio loco, claro.
- Oh, si, se volvio loco - sonrio Montse.
- Y acaba de salir del manicomio, se le notaba.
- Su familia tiene una casa en una de las urbanizaciones. El va y viene. Hacia mucho que no lo veia.
- ¿Fue por .... esos problemas de los que acabas de hablarme?
- Si.
- Entonces no se portobien contigo.
- No, no se porto bien.
- ¿Le odias?
- No -dijo pero envolvio su respuesta con un gesto de asco.
- ¿Todavia le quieres?
Giro la cabeza para mirarle de frente.
- Eres un pregunton, ¿eh? - le solto con el ceño fruncido.
- Si - reconcio Sergio haciendo un movimiento de resignacion, de tono afirmativo, con la cabeza.
Tardaron en echarse a reir, solo un poco.Pero lo hicieron al unisono, liberandose de sus ultimas energias negativas, de sus miedos y prevenciones, dando paso a una inicial de sensacion de libertad con la que se arroparon.
Tal vez por ello, un por de metros mas alla, Montse volvio a oirse a si misma diciendo algo que no esperaba, pero que salio del alma, con todo su dolor, aunque con una especial sinceridad.
Algo tan simple como:

- No, ya no le quiero."

TRECE


"El camarero dejo dos limonadas sobre la mesa y, antes de irse de nuevo, Sergio saco una moneda de quinientas pesetas del bolsillo y se la tendio. Espero el cambio, se lo guardo y volvieron a quedarse solos.

La mesa, aunque apartada de muro sobre el que transcurria la carretera, no estaba precisamente rodeado de silencio y paz. Ademas,de la piscina del pueblo,pese a la hora, todavia salian algunos bañistas. Eso hacia que muchas veces mirasen a otro lado a causa de algun ruido, o porque alguien saludaba a Montse.
Sergio de dio cuenta de esta ultima circunstancia y se lo comento.

- Nunca te he visto con nadie, salvo con Carolina.
- Es que ella es mi mejor amiga, y a veces pienso que la unica amiga tambien.
- Sin embargo, todo el mundo te conoce.
- Esto es un pueblo - advirtio ella - No tiene nada de raro. Claro que nos conocemos todos, pero en lo que a mi respecta, ya me ha pasado la epoca de las pandillas.
- ¿A causa de... ese mal momento?
- Supongo.
- Pareces haber madurado mucho y de golpe por culpa de eso.
- ¿Ah, si?
- Bueno, no se, es lo que me parece a mi.
- No, no, si es posible que tengas razon - admitio ella - Aunque no me conocias de antes, asi que no puedes saberlo.
- No te conocia, pero acabas de decir que se te ha pasado la epoca de las pandillas, y a tu edad lo mas normal es salir en pandilla.
- Vaya eres todo un experto.
-No, que va.
- Oh, si. Y encima has dicho lo de "a tu edad" como si tubieras... que se yo, treinta años.
- A veces creo que los tengo - se justifico Sergio con cansancio.
- No me digas que..
- Todos pasamos malos momentos, no eres la unica.
- ¿Cual a sido el tuyo?
- ¿Y el tuyo?
- Yo he preguntado primero.
- Pues tienes tan pocas ganas coo yo de recordar lo que no te gusta.
- Vale - admito Montse.
Se llevo el vaso a los labios para disimular un silencio incomodo y casi lo apuro de un trago, victima de una repentina sed. Tenia que empezar a despedirse. Cena a las nueve. Y no estaba muy segura de querer verlo despues, asi que lo mejor seria que no saliera de casa.
Sin saber por que, intuia que volver a verlo, tan seguido y a solas, podia convertirse en peligroso.
Sergio parecio captar sus pensamientos.

- ¿Saldras despues?
- No, hoy no.
- ¿Por que?
- Quiero ver un progama en la tele - mintio
Su rostro mostro elocuentemente su desencanto.
- ¿Y mañana? ¿Por que no nos vemos aqui? - señalo la piscina.
- Nunca vengo a la piscina del pueblo - dijo ella - Tenemos uan en casa y prefiero bañarme alli. Menos gritos, salpicones y todo ese rollo.
- ¿Quedamos el veinticinco de febrero del año que viene?
- ¿Que? - se echo a reir Montse.
- Supongo que, si te lo pido con tiempo, no habra problema.
- No seas burro - siguio riendose - Despues de mañana por la mañana, viene mañana por la tarde.
- Vale, entonces, ¿nos vemos mañana por la tarde?

¿Era una cita?
- Si, claro, estare por aqui - dijo ella tratando de que no lo pareciera.
- Pues brindo por ello - Sergio levanto su vaso y tambien lo vacio.
-Bien - brindo Montse . Ahora he de irme.
- Te acompaño.
Ella detuvo su ademan de ponerse en pie.
- No, no hace falta.
- Pero si no tengo nada que...
- Sergio, que no, gracias.
Su tono fue tan irrefutable como su mirada.
El chico que quedo clavado en su asiento.

- Hasta mañana - se despidio ella suavizando la situacion con una sonrisa.
- Hasta mañana- le correspondio el.

Era la tercera vez que se despedian a solas y la tercera vez que ella echaba a andar sintiendo sus ojos clavados en su cuerpo. Pero no la tipica mirada del admirador que te desnuda con la mente. Era una mirada cargada de sentimientos confusos. Pudo percibir la ansiedad, la desazon, un cumulo de energias y tormentas que caian sobre ella.
Le fue dificil no girar la cabeza.
Le fue dificil no apretar el paso y mantenerse serena.
Y le fue mas dificil dejar de pensar en todo aquello, en la novedad que representaba, la sorpresa, el suave color de las sensaciones que sentia.
Tanto que acabo rindiendose a la evidencia: no podia dejar de hacerlo."
Continuara...

7 comentarios:

VeRo dijo...

Precioso, ya va quedando menos para el final... y lo que me encanta este libro....
Cuidate! un besazo!

Lorena dijo...

Ainnnss..como sera esa cita??xq es cita,claro..bueeenoo tendre q esperar...jo.
Bss =)

luz blanca dijo...

bueno parece q ya se va soltando la prota y a él q le habrá pasado hummm¡¡¡¡q nervios ...q ganas de más ,q bonito y limpio el comienzo de lo q será la relación de los 2
besos barquita.

cada vez me enganxo más y más yo creo q cuando termines el libro me voy a dar un hartón de llorar..no quiero q se acabe nuncaaa jooo... jajajaja

feli dijo...

Cada vez , estoy mas enganchada .

ya he leido reeleido .....

haver como hago , tendre que pedir permiso para copiar lo y guarda estoy encantada con este libro.....

* Cris * dijo...

Qué ganas tenía de leer la continuación? Para cuándo la siguiente parte?? jajaja... bueno te dejo que le des un breve descansito a tus manos, pero breve ehh??

Tengo ganas de saber qué pasa cuando vuelvan a quedar!!

Muxus wapetona mía!!!

PETALO dijo...

acabo de encontrar tu "rinconcito" y me he puesto a leer el libro que nos estas dejando. Por lo que he leido hasta ahora, me parece que ya estoy enganchada jejejeje.
me pasare otro dia y tu cuando quieras pasate a tomar un cafe por el mio. bss.

PETALO dijo...

como siempre soy un desastre.... esta memoria. si no nos leemos estos dias FELIZ 2009. Bss.

 
La Olivia de Popeye © 2008 Template by Exotic Mommie Illustration by Dapina