martes, 30 de diciembre de 2008

Segundo latido

CATORCE

"Inicio el ascenso de la pendiente que conducia a su calle pensado en Sergio y en las tres ocasiones en que habia estado con el, incluida la primera, tan curiosa y ridicula, cuando noto la presencia cerca de ella. Al levantar los ojos del suelo lo vio.

Arturo.

Se quedo paralizada. No solo no se lo esperaba, si no que fue como si la atarcaran a traicion, como si el pudiera haber leido sus pensamientos. Supo que se habia quedado blanca por la impresion, aunque el no pudiera notarlo, rodeada por las primeras sombras de na noche estrellada.


- Hola Monte.
Estaba a unos cinco metros, de pie, aunque seguramente habia estado esperandola sentado en alguna parte baja del muro de los señores Caldentey. Solo dio un par de pasos en su direccion, asi que, despues de todo, los pocos metros que aun los separaban eran igual que un abismo.
Montse logro reaccionar.
Continuo caminado y trato de pasar de largo a su lado.
No lo consiguio. Arturo la retuvo cogiendola del brazo. Montse hizo un gesto de furia para soltarse.

- Espera ,por favor - le pidio el chico.
- ¿Que quieres? - le lanzo toda su ira en forma de mirada, una mirada cargada de reproches y desprecio.
- ¿Como estas?
- ¿Es eso? ¿Te interesas unicamente de mi salud? Pues ya lo ves muy bien ¿No se nota?
- ¿De verdad estas bien?
- ¿Preocupado a estas alturas? - le disparo verbalmente ella - ¿A ti que te parece? No tengo aspecto de muerta ¿verdad?
- Eres injusta - susurro con dolor.
- ¿Yo? ¿Injusta yo? - parecio sorprenderse Montse.
- No tuve muchas opciones.
- Tuviste una - se puso el dedo indice en el pecho - Yo. Pero pasaste de mi.
- ¿No lo entiendes? - elevo la voz Arturo - No queria verte...
- ¿Que, morir? Vamos, puedes decirlo, ya lo he superado.
El muchacho bajo la cabeza. Montse experimento un torbellino de sensaciones. Los recuerdos cruzaron su mente como si fuese transparente. Eran como nubes sin rumbo, pero nubes compactas, llenas de momentos que un dia fueron inolvidables.
Y habia pasado tan solo un año, aunque parecia que todo se remontara a otro tiempo y otra dimension.

- El amor es hasta el final ¿sabes? - dijo imponiendose a su culpable silencio - No vale para pasarselo bien y cuando van mal dadas...
- Tuve miedo... - confeso Arturo.
- ¿Que te crees que senti yo? ¿Miedo tu? ¡Yo si que tenia miedo, y estaba sola! ¿Donde estabas tu cuando esperaba la muerte en el hospital? ¡Mier, Arturo! ¿Donde estabas?
- Lo siento. Ahora.
- Ahora soy otra - no le dejo hablar.
- No es verdad.
- Si lo es, mirame.
Arturo seguia con la cabeza baja.
- Mirame - repito Montse con mas fuerza en al voz.
Lo hizo. Ella se habia jurado no llorar. El, en cambio, parecia roto y a punto de hacerlo.
- De acuerdo - dijo el chico - algo si has cambiado, pareces mas dura.
- Al contrario. De dura nada. Ahora amo la vida porque se lo que es estar a punto de perderla. Me siento mejor, como pesona, y tambien, feliz y contenta.. Pero aun tengo miedo, vivo y duermo con el. Y es porque aun me siento sola y me cuesta adaptarme a cuanto me rodea desde que me dieron el alta. Pero se que saldre adelante.
- Por favor, dejame que...
Volvio a quedarse cortado.
- ¿Quieres volver a intentarlo de nuevo o es solo que te sientes culpable? Continuas siendo tan egoista como ya lo eras antes, aunque yo no me diese cuenta.
- ¿Egoista?
- No importa, en serio. Ya no - le mostro las palmas de sus manos desnudas - Me duele pero ya no me importa. Yo estaba en el hospital y tu ya salias con Mercedes. Por cierto, ¿como esta? Hace mucho que no la veo.
- Fue una locura. Igual hubiera podido fumarme unos porros o beber hasta emborracharme - quiso justificarse el.
- No me vale - nego Montse - Te buscaste a otra y ya esta, y encima fue ella "Doña Caliente", ideal para hacerte olvidar, porque todo el mundo dice que es muy fogosa. Pero da lo mismo, de verdad. Dejemoslo asi. Dicen que el prime amor no se olvida y yo no te olvidare, aunque estoy empezando a entender que lo nuestro solo fueron fuegos artificiales.
Por primera vez, y tras aguantar estoicamente el chaparron verbal. Arturo la miro y con dureza.

- ¿Es por ese?
- ¿Quien?
- Ya sabes a quien me refiero. Ese con el que estabas.
- Es un amigo. Acaba de llegar al pueblo, aunque a ti eso no te importa.
- Has estado un par de veces con el.
- Exacto - fruncio el ceño al darse cuenta del comentario -¿Me espias?
- No. Me lo han dicho nada mas.
- ¡Genial! - suspiro molesta -¡Desde luego un pueblo es lo ideal para disfrutar de intimidad! ¿Tienes a muchos correveidiles a sueldo?
De pronto parecio cansarse de todo aquello. La ira aumento y, sobre todo la necesidad, de escapar, de echar a correr. Su habitacion estaba a menos de treinta pasos.
- Bueno ya vale ¿que quieres?
- Nada - murmuro el con dolor.
- Entonces buenas noches - dijo ella.
Reanudo su camino, lo esquivo con miedo de que volviera a retenerla y, al no encontrar oposicion, gano seguridad, confianza, y acentuo el ritmo de sus pasos.
Fueron exactamente treinta y dos hasta meterse en su habitacion, a salvo."



QUINCE


"- Quiere volver - sentencio Carolina.
- No, no lo creo. Se siente culpable y nada mas.
- Oye - hizo un gesto terminante su amiga - : lo que yo te diga. Quiere volver.
- Pues no me dijo nada.
- Tia, si es que tal y como me lo cuentas, aun no se como no echo a correr. Y no te digo que hicieras mal, que va. Yo en tu caso, te juro que le pego una patada entre las piernas, asi, de buenas a primeras, y luego, si puede, hablamos.
- Pues yo pienso que no, Y no me importa. Ni le culpo. A fin de cuentas la mayoria de la gente todavia me ve como un bicho raro, una especie... de monstruo de Frankenstein.
- ¡Hala! ¿Que dices?
- En serio. Puede que aun me quiera, no te lo discuto, pero esto...- se toco el pecho con un dedo.
- Yo creo que te equivocas. Lo que pasa es que Arturo se ha dado cuenta de que metio la pata y que fue inmaduro. ¿Aun sale con Mercedes?
- Ni idea.
- Si sale, que lo dudo, no le dura ni este verano.
- Bueno, ella es muy... convincente. Fijate en lo poco que tardo en saltar sobre el en cuanto estube fuera de circulacion.
- Pero si no pegan ni con cola. Mercedes es un pendon desorejado, ideal para inmaduros como Arturo - repitio poniendo el dedo en la llaga.
- Mira me da igual, en serio. Ya lo he superado.
- No habias vuelto a verlo, que eso es otra cosa.Ahora ya te has enfrentado a el, si que puedes superarlo. ¿Y Sergio?

La pregunta de Carolina la golpeo de lleno, porque no se la esperaba y porque, desde que su amiga habia llegado a su casa no habia echo otra cosa que hablar del encuentro de la noche pasada con Arturo. Ni siquiera se habian dado el baño en la piscina pese al calor. Estaban tiradas en las tumbonas, al sol, disfrutando del silencio de la mañana, todo un lujo teniendo en cuenta que Dani todavia seguia en la casa.

- ¿Que pasa con Sergio? - se traiciono Montse
- "¿Que pasa con Sergio? ¿Que pasa con Sergio?" - la imito Carolina poniendo una cara ridicula - A ver, ¿que quires que pase? ¿Lo has visto?
- Si, ayer.
- ¡Huy, pero que cerda! - su amiga se incorporo hasta quedar sentada de cara a ella - ¡Cuenta, cuanta!
- No hay nada que contar - dijo Montse despacio, alagardo las vocales.
- ¡Y un cuerno!
- Nos tropezamos casualmente y estubimos charlando un par de horas, nada mas.
- ¿Casualmente? ¡Y que mas, rica! ¿Habeis quedado?
- Para esta tarde.
- Huy, huy, huy! - se lleno de sospechas Carolina - ¡Una cita!
- No es una cita, solo hemos quedado.
- Ya, y yo soy Leonardo di Caprio reciclado y de paso. ¡No me vengas con historias!
Logro hacerla reir.
- Te gusta, ¿lo ves? - insistio Carolina.
- ¿No decias que era mono? - se justifico Montse.
- ¡Es monisimo, tia! ¡Y un sol, se le nota!¡Si es que me parece genial!
- Pues no va a pasar nada, asi que no te dispares.
- Ya.
- ¿Crees que soy tan directa como tu?
- Te lo repito: lo que te convendria este verano. Un poco de marcha loca, aunque solo sea para desquitarte y ponerte en onda.
- ¿Con el?
- Con el.
- Lo pensare.
- A veces te dara una bofetada. ¿Cuantas veces crees que vas a encontrarte un chico asi, y al que, encima le gustes? Oye, que no somos top models. No estamos mal... - se paso las manos por la cintura e hizo un gesto lleno de coqueteria - pero desde luego no somos la Schiffer- y volvio a cambiar de tema, tan subitamente como era su costumbre, para preguntare de pronto - ¿Le has dicho ya lo tuyo?
- No, ¿por que habria de hacerlo?
- ¿Que tiene de malo? No tienes el sida ni nada de eso, ¿vale?
- Queria queria que fueramos a la piscina esta mañana - bajo la cabeza Montse.
- Y en lugar de aceptar, te quedas aqui.
- Me da corte - le confeso.
- No se lo digas de momento, pero la verdad es que con ese traje de baño no se te nota nada.
- ¿Tu te bañarias en publico con este bañador?
- Tampoco es tan espantoso - mintio Carolina - Ademas, tarde o temprano, s sigue en el pueblo, se lo diran.Tod el mundo lo sabe y en cuanto lo vean dos veces mas contigo...
- Dejalo. No quiero pensar en ello - y se levanto para echarse al agua.
- Dios, como te gusta - suspiro su amiga.
- No seas boba.
- Si no quieres decirselo, es que te importa.
- A veces te odio.
- Y yo a ti- le saco la lengua Carolina - Porque a estas alturas de julio, aun no me he comido una rosca, y tu, mientras, deshojando margaritas: que si Sergio, que si Arturo... A ver si va a tener que darme algo a mi tambien para que me ponga de moda...¡Eh, eh!¿Que haces? ¡ No, no, que esta muy fria!

Montse la estaba salpicando a conciencia, con todas sus ganas."
Continuara....

10 comentarios:

VeRo dijo...

Poco a poco se van pasando los capítulos...menos mal que ya me he leido el libro, que si no estaría en ascuas y deseando ver el final...
FELIZ AÑO!! que pases un gran día, por si no nos leemos, hasta el año que viene ;)

Cuidate, un besazo!!

luz blanca dijo...

Si señor con dos ovarios q bien se ha enfrentado al ex.....pero esa cita lo q tarda en llegar jajaja hummm¡¡¡¡,mañana mañana espero q el libro nos de algo de esa cita...muxos besos barca de mis mares.

* Cris * dijo...

Bueno, bueno, bueno... Cada día me quedo con las ganas de seguir leyendo más!!!! Menudo tío el Arturo ese, me recuerda a alguien... Sabes de quién te hablo?? jajaja seguro que sí... Oye, es verdad, Sergio es un solete, qué pena que sea de mentira...jajaja

Moitos bicos guapetona!!

Seguramente hablemos antes pero por si acaso, que nunca se sabe, espero que el nuevo año te traiga todo lo bueno que hay en el mundo, que te lo mereces todo, para ti solita.

FELIZ AÑO MI NIÑA BARCA!!!!!!

Lorena dijo...

Jooo...yo si q estoy en ascuas y deseando ver el final!Q poco me gusta Arturo..Me encanta el libro!!espero q no qde mucho para el final...bueno,si y no,kiero saber lo q pasara pero no kiero q acabe..joe,ni yo me entiendo..jaja
Bss =)

Salegna dijo...

¡Feliz Año Nuevo! que nos traiga un montón de cosas buenas para tod@s.
¡¡¡FELIZ 2009!!!

KAMELUCHA--MELA dijo...

jejje,,no creas que soy yo muy leedora,,pero me gusto,,,
FELIZ AÑO....que estes de lo mejor,,ya estos en el pueblillo Carballiño,,te suena,,?? el sitio del pulpo jjjj,,,
que pases una noche divina,,genial con tu gente linda...
besiñoss

Salegna dijo...

¡¡¡Feliz 2009!!!

Y este año viene con premio, ven a buscarlo.

Besos

* Cris * dijo...

Tus queridas admiradoras, entre las que me incluyo, te rogamos que tus dedos vuelvan a tomar carrerilla para volver a saber algo del libro, nena, que nos tienes mordiéndonos las uñas... ahora que yo me las he dejado largas... jaja

Un besito mi niña

MARI dijo...

Diossss si yo tengo que esperar a tener una cita así me da algo jajajaja!!..... me puede ir dando creo jajaja!!....

Por cierto próximamente cambio de blog jajaja!!!...

KAMELUCHA--MELA dijo...

pues he venido de nuevo,,,a leer de nuevo siii,,jejejje
anda a ver a la gallega media esta,jajajaj,,,yo a mi bola,,
besiñosss

 
La Olivia de Popeye © 2008 Template by Exotic Mommie Illustration by Dapina